parasitos mascotas

Proteger a nuestras mascotas de los parásitos

Animales

Nuestras mascotas, siendo las más comunes los perros y gatos, son muy susceptibles a padecer parásitos internos y externos. Veamos cuáles son los más comunes y las consecuencias que algunos parásitos pueden acarrear en la salud y el bienestar de nuestros pequeños amigos.

Las pipetas, collares antiparasitarios y algunos medicamentos de venta libre para los parásitos intestinales pueden encontrarse fácilmente en tiendas como housepet.es.

Parásitos internos en nuestros perros y gatos

Los endoparásitos o parásitos internos son aquellos organismos, lombrices y protozoos, que se alojan en el interior de los animales, sobre todo en el intestino y en muchas ocasiones también en otros órganos como los pulmones o el corazón.

Algunos son inofensivos pero otros pueden perjudicar gravemente la salud de las mascotas. Otros pueden además ser transmitidos a los seres humanos, por tanto, debemos estar pendiente de su salud y controlar que estén bien para que todos estemos sanos.

Algunos de ellos, como los parásitos intestinales, pueden ser detectados a simple vista en las heces de las mascotas. Son los que tienen apariencia de gusanos o lombrices, siendo los más comunes los ascáridos, las lombrices que pueden llegar a los 10 centímetros de largo, así como los anquilostomas, los trichuris y los tenias, todos fácilmente detectables en las deposiciones.

Estos parásitos intestinales se pueden contagiar a los humanos, siendo algunos de ellos realmente peligrosos, como los ascáridos que en los niños pueden causar severas lesiones oculares.

En el caso de los parásitos en otros órganos como el corazón o pulmones, imposibles de detectar a simple vista, deben detectarse mediante el análisis veterinario. Para ello debemos estar muy pendientes de las reacciones, los síntomas y el estado anímico del animal, ya que estos afectan en gran medida en el estado general de las mascotas.

También los vómitos, las diarreas y el abdomen hinchado pueden ser un claro síntoma de que hay parásitos en el intestino.

Existen otros parásitos que no son precisamente lombrices, y pueden estar transmitidos por picaduras de insectos como las giardias y los coccidios.

Los parásitos pulmonares como los Angiostrongylus vasorum se pueden detectar por la tos, y pueden llegar a ser mortales en algunos animales. Por tanto, si vemos que nuestros animales padecen de tos o síntomas similares, debemos ir al veterinario.

Otro parásito bastante común es el llamado filaria, cuyo nombre es Dirofilaria immitis, el cual habita en el corazón de las mascotas y en los vasos sanguíneos, y también puede resultar letal. En este caso, la tos y otros síntomas como el cansancio constante deberían hacer saltar las alarmas.

Parásitos externos más comunes en las mascotas

Los parásitos externos son muchos más fáciles de detectar, ya que como sucede con las personas, causan molestos picores que hacen saltar todas las alarmas. Los más comunes son las garrapatas y las pulgas, que si bien pueden ser más molestos que graves, pueden al mismo tiempo ser vectores de otros parásitos y bacterias, en este caso más peligrosas para su salud.

Por ejemplo, la la infección por hemoplasmas puede ser transmitida a perros y gatos por pulgas y garrapatas, al igual que la bartonelosis, que son bacterias que infectan los glóbulos rojos y las células que recubren los vasos sanguíneos, así como el parásito intestinal Dipylidium caninum, pertenecientes a la familia de las tenias, todos ellos con las pulgas y garrapatas como vectores infecciosos.

La sarna y los piojos son los otros parásitos externos muy habituales entre las mascotas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *