¿Qué problemas hay con las cucarachas?

Salud

Las cucarachas suelen ser un animal que provoca mucho asco en la mayoría de las personas. Este minúsculo y aparentemente inofensivo insecto, dada su adaptación y que se pasea por muchos lugares, es uno de los responsables de la propagación de todo tipo de gérmenes, alergias e incluso algunas enfermedades realmente serias y graves. 

Por tanto, no se trata de lo “feo” que queda ver una cucaracha en un local, por ejemplo un bar, sino que éstas son vectores de todo tipo de enfermedades, que pueden transmitir a las personas al pasearse por encima de la comida, las superficies o de los envases de comida.

Las enfermedades de las cucarachas no deben subestimarse. Muchas de las enfermedades que las cucarachas pueden transmitir a los humanos son graves. Esto incluye la hepatitis A, la salmonella y la tuberculosis, entre muchas otras.

Las enfermedades del tracto gastrointestinal, que también pueden ser transmitidas por las cucarachas, son bastante inofensivas, pero siguen siendo desagradables.

Una de las formas en que las cucarachas transmiten enfermedades es a través del exterior de su cuerpo, donde los gérmenes pueden permanecer hasta por 72 horas. Incluso si nunca se tiene contacto directo con las cucarachas, ya que son tímidas a la luz del día, existe el riesgo de infección. Las voraces cucarachas también pueden contaminar tu comida con patógenos durante sus incursiones.

Por tanto el control de plagas en Madrid y otras ciudades grandes es muy importante, para evitar que estos animales campen a sus anchas y se propaguen.

Las cucarachas pueden causar alergias

Además, existen enfermedades causadas por las cucarachas que se transmiten a través de sus excreciones. Los gérmenes y patógenos ingeridos se excretan durante varios días y, por lo tanto, pueden distribuirse ampliamente en el hogar. Las cucarachas también representan un riesgo para la salud al esparcir las esporas de moho.

Las enfermedades no solo son transmitidas por las cucarachas, las plagas también pueden desencadenar alergias. El contenido de bocio, los excrementos y los residuos de muda de las cucarachas contienen alérgenos que pueden desencadenar una alergia al polvo doméstico.

Las cucarachas también son temidas en la agricultura y la ganadería, porque también transmiten enfermedades a los animales. Las plagas se sienten muy cómodas en el clima húmedo y cálido de los establos y aquí pueden llegar a transmitir a los animales la llamada fiebre aftosa.

Pero las alergias a las cucarachas, y las cucarachas en sí, son más comunes en las ciudades. En torno al 78% de los hogares en áreas urbanas tienen cucarachas y hasta el 60% de las personas con asma que viven en ciudades sin saberlo son alérgicas a las cucarachas.

Los síntomas de la alergia a las cucarachas:

  • Congestión nasal crónica
  • Infecciones frecuentes de oído y sinusitis.
  • Picazón en los ojos y la nariz
  • Tos que no se va
  • Dificultad para respirar
  • Opresión en el pecho

La alergia a las cucarachas también puede provocar erupciones cutáneas.

Cómo evitar su propagación

Las cucarachas son buenas para esconderse en paredes y grietas. Puede que ni siquiera sepas que están allí, y se dice que si ves una sola cucaracha en tu casa, podría haber alrededor de 800 pero fuera de la vista.

Principalmente, lo que hay que hacer si hay una propagación de cucarachas es buscar una empresa de control de plagas de Madrid o de nuestra ciudad.

Una vez controlada, es importante: 

  • Sellar herméticamente toda la comida en envases bien cerrados. Si las cucarachas no pueden encontrar nada para comer, deberán ir a otra parte.
  • Mantener la cocina y su comedor limpios. Aspirar y trapear regularmente. Limpiar cualquier derrame y limpiar las migas inmediatamente.
  • Mantener tapada la basura de su cocina.
  • No dejar la comida de la mascota en un tazón.
  • Reducir el desorden. Las cucarachas pueden esconderse detrás de pilas de periódicos o cajas. También puedes comer el papel.
  • Revisar las tuberías en busca de fugas debajo de los lavabos y en el sótano. A las cucarachas les gustan los lugares húmedos.
  • Usar cebo para cucarachas. El ácido bórico puede ayudar. Hay que tener cuidado de mantener el cebo alejado de los niños o las mascotas.

Cómo vemos, el problema de las cucarachas es algo que se puede evitar y que se debe controlar, por nuestra salud, más allá del asco que nos puedan provocar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *